¡Qué partidazo! – Sevilla z trofeum