La roja contra todos: mundial słodko-gorzki